jueves, 3 de marzo de 2011

Episodios A (Primera Parte: Afganistán)

Kyo estaba pasmado ante la llegada tan sorpresiva de Alexander. Alexander era uno de los más poderosos luchadores que habían peleado en el King of Fighters. Hombre de fuertes creencias, elegido mismo por Dios, entró a cazar Youmas alguna vez... desde el KOF que los Youmas fueron derrotados Kyo no había tenido noticias de Alexander. Y ahora estaba en su casa. Sin salir aún de su aturdimiento Kyo invita pasar a Alexander.

- No gracias. Kyo... quiero que vengas conmigo ahora -

- ¿Que?

Alexander repitió la misma frase. Kyo que al principio pareció haber escuchado mal, frunce el ceño ante aquella proposición sorpresiva.

- ¿Te has vuelto loco? recién es Lunes y debo ir a .... -

- No estás trabajando. Ni realizando otra actividad. Kyo, es vital que nos acompañes. Sucesos terribles están por suceder... - explicó Alexander. Kyo intuyó de que podía tratarse.

- ¡NO quiero! ¡Ya basta de involucrarme en aquellos sucesos! Yo ya dejé el circuito. Hay muchos luchadores poderosos con los cuales puedes contar si es que quieres algo como.... - interrumpió Kyo, enojado,

- TÚ DEBES VENIR - exclamó Alexander. Ya dejó de ser conversación y ambos se interrumpían levantando más la voz y no dejando terminar la frase al otro.

- ME NIEGO. ¿Acaso me llevarán a la fuerza? - exclamó Kyo, desafiante.

- Kyo - dijo Alexander, bajando la voz y pareciendo más calmado - tus puños se levantan cada vez que quieras proteger a quienes amas. Siempre ha sido así.... ya nos contaste que así protegiste a tus seres queridos de los Hakkeshus y de los Youmas. Dios te necesita Kyo, vuelven a levantarse problemas... necesitamos los puños de tu fuego divino una vez más. -

Kyo quedó callado, meditando lo que Alexander le decía. Pasada la primera impresión, Kyo sintió que realmente había algo misterioso en todo... recordó su pesadilla y sus raras sensaciones.

- ¿Puede venir Yuki conmigo?, mi esposa.. - dijo por fin, después de una pausa de varios minutos.

Alexander no respondió de inmediato, se dio un momento para pensar, miró su reloj y al coche diplomático que los esperaba.

- Puede venir. Apresúrense, tenemos poco tiempo -

Así, Kyo Kusanagi decide acompañar junto a Yuki a Alexander.




En otro lugar muy lejano..

Una base militar ubicada en algún oasis desértico parecía muy concurrida. Había gran tensión y movimiento en aquella base que pertenecía a los "Marines" norteamericanos. Había pasado algo grave la noche anterior y la información que llegaba desde el Pentágono iba a ponerlos en marcha.

Un helicoptero UH-60 volaba por sobre la base acercándose a la pista para aterrizar. Dentro unos hombres miraban el espectáculo de soldados y equipo militar movilizándose muy rápido.

- Ingenuos - dijo la voz de un hombre que estaba en aquel helicóptero - el asunto parece de verdad grave - continuó, pero con voz preocupada. Era un hombre extremadamente musculoso, con gafas de sol y gorra. Se llamaba Clark Steel.

- Es aquí donde entramos nosotros - dijo su compañero, otro hombre de la misma constitución de Clark: Ralf Jones.

- Aún así me pregunto porqué el Comandante Heidern hizo llamarnos a la base, cuando podría habernos puesto directamente en marcha -

- No sé, Clark, a mi el asunto me da mala espina.... quizás hay algo más que debamos saber. -

Un tercer ocupante estaba en aquel helicóptero. Era una chica de cabellos azules, no hablaba y no parecía escuchar lo que decían los dos hombres. Miraba al sol reflejado en la ventana. Se llamaba Leona. Solo se movió cuando el helicóptero había aterrizado y un contingente salió a recibirlos saludándolos fríamente con el saludo marcial.

- Coronel Ralf Jones. El Comandante Heidern os espera en el edificio 1. - les informan.

- Ah bien, gracias. Vamos allá. -

El trió avanza bien rápido hasta el edificio 1 en medio de la mirada de los "Marines" que ajetreaban la base.

Cuando por fin llegan, Ralf abre la puerta tras escuchar un "pasen" de voz de Heidern.

- Comandante Heidern, Ralf Jones repor.... - Ralph se detuvo en seco, Clark se sorprende anto como su compañero al entrar tras él, Leona solo observa en silencio. El motivo por el cual ambos se habian sorprendido era que el Comandante Heidern no estaba solo. A su lado habían tres personas más.

- Bien, por fin estamos todos - dice Heidern - Coroneles, supongo que ya os conocíais, pero de todas formas os presento al equipo que irán con vosotros a la zona del desastre: El Equipo PF: Peregrine Falcons.

El llamado equipo Peregrine Falcons lo componían dos hombres, uno rubio y otro pelirrojo con gafas de sol, y una tímida chica de lentes que les sonrió. Los dos hombres también sonrieron pero irónicamente al ver a Ralf y Clark.

- Así que... vamos a trabajar con los Ikari Warriors, todo un placer - dijo el hombre rubio - mi nombre es Marco Rossi, aunque creo que nos conocemos -

- A mi llámenme solamente Tarma - dijo el pelirrojo.

- Un gusto, Ikari Warrios ^^ - exclamó la chica, algo tímida aun - yo me llamo Fiona Germi, pero basta con decirme Fio.

Ralph parecia contrahecho, miraba a los PF y a Heidern.

- Comandante Heidern ¿Porqué vamos a trabajar con los PF? ¿Ya no confiá en nosotros?

- No sea tonto, Ralf. El asunto es muy serio como para enviar solo un equipo de 3 hombres. Como sabéis, el equipo PF y el equipo Ikari son los grupos de soldados con habilidades más superiores que cualquier armada o ejercito. Cada miembro vale por un ejercito completo. El asunto amerita toda la seriedad y diligencia posible, así que es mejor que empeceis a trabajar juntos.

- ¿Que es lo tan serio que ocurre allá, Comandante? - dijo por fin Clark.

- Es la pregunta que estábamos hace rato tratando de descubrir nosotros también - dijo Tarma.

Heidern miró seriamente al grupo. Presiona un botón y una de las pantallas que estaban frente a ellos muestra una especie de poblado en el desierto en un paisaje no muy diferente a donde estaban.

- Hace 25 horas ocurrió un ataque en el norte de Farāh, donde está ubicado este pequeño centro de comunicaciones y un aeródromo del U.S. Army. Cerca hay gran cantidad de poblaciones mineras, y un constante dolor de cabeza para la OTAN por los grupos terroristas que asolan la zona. Eso supongo que es a grandes rasgos lo que saben.

- Afirmativo - contestaron los 6 al mismo tiempo.

- Al principio pensamos que fue un ataque dirigido contra intereses estadounidenses, por parte de los terroristas... pero las agencias de inteligencia nos han informado que es algo más grave y misterioso que eso. Es asunto confidencial, pero el ataque fue producto de "otros factores".

Los Ikari y los PF se miraron. Rabian luchado varias veces contra cosas inexplicables. Los Ikari estuvieron en misiones encubiertas contra seres llamados Hakeshus y más tarde contra Demonios y Hadas. Los PF habían participado en misiones confidenciales para los EE.UU. Comprendieron que el asunto era grave ya que así empezaban sus misiones mas escalofriantes.

- ¿Han tomado imágenes de la zona? ¿O de lo que se sospecha? - preguntó Clark.

Heidern presiona otro botón y aparecen interferencias y finalmente no se ve nada en la pantalla.

- Eso es lo que captó un satélite. Enviaron aviones de reconocimiento pero dos se han estrellado por desperfectos electrónicos justamente al pasar sobre la zona. La imagen de un satélite especial nos confirma que existe un campo de perturbaciones por sobre el area, que afecta a los aparatos voladores. Entonces enviamos equipos de tierra.... con los cuales perdimos el contacto y de los cuales no sabemos noticias.

- Dios mio - dejó escapar Fio.

- Bien. ¿Así que nuestro trabajo es ir allá y acabar con quién hizo todo esto, no? - dijo Ralf algo preocupado.

- Negativo Coronel. Usted y su equipo irán y nos traerán a los sobrevivientes (si es que hay alguno) del equipo Alpha junto a toda la evidencia de su equipo electromagnético y de detección especial. No podemos confiar esta misión a nadie más que a ustedes, porque son los únicos capaces de ir y regresar a salvo. Solo nos basta el registro del equipo. Nada de batallas. El resto ya se les informó mientras viajaban hacia acá, la situación del país y a los factores "normales" que deben atenerse. ¿Está claro?.

- Afir.. Afirmativo Señor - exclaman con dudas. Leona era la única que parecía segura.

- Un Humvee los espera afuera y un guía local que conseguimos. Los dejo en vuestras manos -

Los Ikari y PF asienten y salen. Heidern parecía que había perdido el formalismo cuando ve a Leona, su hija salir último. Iba a decirle algo.

- Leona...

- ....

- Ten cuidado. - dice por fin Heidern, luego de titubear.

2 comentarios:

Roger Lona dijo...

muy buena se pone interesante :D

Roger Lona dijo...

muy buena se pone interesante :D

Publicar un comentario